J… de “Jinete”

Estándar

Siempre fui amantes de los caballos. Cuando era chica me creía una gran artista al dibujarlos. Me sentía muy orgullosa de mis dibujos pero para ser sincera siempre pensé que parecían perros en lugar de caballos.
Tengo hermosos recuerdos de las tardes a caballo con mi papá… La yegua (el animal) se llamaba Zaina… (No porque su pelaje sea oscuro, ella era colorada…). Hermosa y muy tranquila. Mi viejo acomodaba la montura y me subía, él iba caminando adelante nuestro para que ella lo siguiera y no se hiciese la loca conmigo, una pequeña niña indefensa… (Ahhh???).
Hasta que un día me dejaron de gustar por un tiempito!!!
Allá por el año mil novecientos noventa y nueve, fuimos con mi familia a pasar unos días a un pueblo al lado de la montaña llamado Ñoqueves, en La Rioja. Parábamos en una finquita hermosa llena de animalitos al pie de la montaña y de un rio que pasaba por allí. Entre los animales habían 2 caballos, uno era alto y el otro más bajito (que era ideal para mí).
Desde que llegue andaba jineteando como la mejor (buenaaaaa!!!) en el caballito más pequeño, hasta que me desafiaron a subirme al más alto.

Me pase varias horas pensándolo, sabía que era muy alto para mí y que cualquier mal movimiento podía hacerme caer. Y cabe mencionar que si mis padres se enteraban lógicamente no me dejarían subir sola.
Me senté preocupada en una piedra al lado de las rejas de madera que había en la casa a mirar al caballo… ver su andar, su galope.

Hasta que me decidí.
Me ayudaron a subir y una vez arriba… Ay cheee que era alto!!!!
A penas toqué las riendas, él comenzó a caminar… dimos vueltas frente a casa, seguimos caminando y cuando ya sentía que estaba todo bien… empezamos a trotar… no tardamos mucho en pasar al galope… Y aquí vino el problema…

Galopando ya no me sentía tan canchera, así que empecé a gritar como chancho salvaje arriba de un caballo (Ahora me rio jajajaja).

Ni llegaba a los estribos!!! Que inconcienteeee…

Me empecé a resbalar en pleno galope… hasta que decidí largarme (tenía mucho miedo…)
Al caer di varias vueltas y me llene de tierra. No fue nada grave, pero podría haber sido peor.
El caballo freno a los metros y se devolvió… Era como que me venía a pedir perdón… Boniiitooo.

Llegue a casa caminando y con el caballo al lado mío… Mis padres salieron a ver qué pasaba… Les miento si les digo que me retaron poco… (Casi no me traen de vuelta a San Juan).

Durante un largo tiempo sentí mucho miedo volver a subir a un caballo… Hasta que hace un par de años atrás volví a montar pero no sola…

Es que realmente me encantan.

248779_2098273142338_7817401_n
Es un lindo desafío aprender de las vivencias y perder el miedo.

Bonita vida!
Lau.

Participando del desafío de DINAMICAS CREATIVAS, “Días de Abecedario” (escribir una entrada por cada una de las letras del abecedario, si es posible durante 26 días seguidos). Hoy fue el turno de la “J”…

Aquí les dejo el link así jugamos todos juntos ;)

http://www.caminomundos.com/que-es-dias-de-abecedario/

Anuncios

»

  1. Ah, me encantó!!!
    Hace muchísimos años que no cabalgo y cómo me gustaba. La verdad que gracias porque además de reírme junto a vos me rerotraiste a mi niñez y las cabalgatas en el campo!
    Te mando un abrazo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s